Hay momentos en la vida que queremos recordar siempre. A veces, incluso, sin saberlo.

Quién no se ha encontrado mirando su álbum de comunión o una foto de su bautizo con una sonrisa en la cara y un pensamiento agradable en la cabeza, recordando momentos en familia, rodeado de seres queridos. Y todo con sólo mirar una fotografía.

Esa quizá podría ser una de las cosas por las que me encanta la fotografía. Ese poder estar ahí sin que apenas se fijen en mí, recopilando momentos, guardando en la memoria de mi cámara lo que en el futuro serán recuerdos de otros. Siempre pensando que quienes en un futuro contemplen esa foto lo harán con una sonrisa y un pensamiento amable.

Nadie escapa a la fascinación que produce la fotografía, es como una caja mágica.

Ouka Leele

Si estás buscando un fotógrafo para la comunión o el bautizo de tu hijo espero que te decidas a escribirme. Yo estoy decidido a tratar con mimo cada foto que haga, a intentar guardar en una sola instantánea todo un sentimiento.

Dime qué quieres para ese día especial, qué necesitas, qué te gustaría que te entregase después y te enviaré un presupuesto ajustado a esa ocasión especial.