De nuevo @saal_digital me ha ofrecido la posibilidad de probar uno de sus productos. En esta ocasión elegí la impresión directa sobreAluminio Dibond  con acabado Butlerfinish® pues lo aconsejan como acabado especial para fotografías en blanco y negro, que es lo que yo quería probar.

 

El resultado ha sido el esperado y no.
 
Me explico: Cuando me llegó el paquete, en el tiempo estimado y perfectamente embalado y protegido no tardé ni un minuto en abrirlo para ver el resultado. Lo apoyé contra la pared, me planté frente a él, y me decepcioné un poco al principio ya que los blancos y zonas brillantes de mi foto se empastaban sobre el aluminio pulido dejando mi foto sin relieve ni detalle.
 
Entonces decidí cambiar mi punto de vista, busqué el reflejo de la luz sobre el cuadro mirándolo lateralmente y entonces sí me encantó. Cuando el reflejo de la luz incide sobre las zonas pulidas del aluminio los blancos cobran vida, los grises aparecen con todos sus detalles y la foto adquiere una tridimensionalidad increíble. Podéis ver la diferencia en estas dos fotos que comparto con vosotros, una tomada desde el frente del cuadro y otra un poco angulada.
 
Está claro que este cuadro necesitará una iluminación o una inclinación especial cuando lo cuelgue en la pared para obtener un brillo en el sitio justo. (Por cierto, el sistema de sujeción que añadí en Saal es perfecto.)
 
Si estáis pensando en imprimir una foto en blanco y negro esta opción está muy bien, pero tened en cuenta que será ideal para fotos en clave baja con algún pico de blancos y sobre todo que para obtener un resultado visual idóneo tendréis que colocar una iluminación especial para el cuadro. Y si aún así no os convence, siempre podéis optar por el papel fotográfico fijado a metacrilato, otra muy buena opción para blancos y negros brillantes.